Osteopatía visceral

.

La Osteopatía Visceral es la rama de la Osteopatía que se dedica al tratamiento de las alteraciones de movilidad de nuestro sistema visceral.

En situación fisiológica, un órgano sano es móvil gracias a las serosas que lo rodean, a las fascias, a los ligamentos y demás tejidos flexibles que lo conectan con el resto del organismo, cualquier perdida de dicha movilidad es indicio de una lesión del órgano.

visceral 1En Osteopatía Visceral distinguimos dos tipos de movilidad visceral:

-voluntario, originado por la musculatura estriada y dirigido por el SNC,
-involuntario, originado por el impulso diafragmático, el movimiento cardíaco y los peristaltismos y dirigido por SNA.

Además existe un tercer movimiento, la motilidad visceral: es un movimiento inherente de cada órgano que se atribuye, en algunas teorías, a la época embrionaria, cuando se producen los movimientos de crecimiento y adaptación que quedan impregnados en la memoria celular.

Para Jean Pierre Barral, uno de los principales osteópatas en desarrollar esta técnica, muchas disfunciones de tipo locomotor o fisiológico están causadas por restricciones de movimiento de la articulación visceral, adherencias y fijaciones viscerales, el espasmo de la musculatura lisa de la víscera…

Estas restricciones de movimiento pueden ser provocados por posturas forzadas, infecciones de las membranas viscerales, cirugías, traumas (Por ejemplo la compresión de cinturón de seguridad en un accidente de coche transmite el choque a varios órganos abdominales y torácicos que causan que estos tejidos se tensen), etc. El cuerpo intenta adaptarse a estos puntos de tensión y a estas restricciones de movimiento, a costa de otras estructuras. Siguiendo con el ejemplo, una tensión en la parte anterior del abdomen hace que el cuerpo se doble hacia adelante, o una tensión sobre un lado del cuerpo hace que el mismo se tuerza hacia ese lado. Con el tiempo, el cuerpo va adaptando su postura para equilibrar estas restricciones, provocando posiciones anómalas que generan otras patologías.

Igualmente, estas disminuciones de movimiento visceral pueden repercutir en más zonas del cuerpo, debido a que las vísceras pueden dar dolor referido (dolor en una parte del cuerpo que puede tener su origen en otra alejada). Un ejemplo es el dolor referido del corazón, que provoca dolor en la parte interna del brazo izquierdo, lo mismo sucede con el resto de vísceras.

visceral 2Se conocen muchas dolencias con causa visceral:

– Lumbalgias: muchas veces son producidas por alteraciones en la movilidad del riñón o del hígado.

– Dolores cervicales: pueden estar ocasionados por fijaciones en los ligamentos que conectan la parte alta de los pulmones con las cervicales bajas.

– Dolores de costillas y esternón: sumados a palpitaciones, ansiedad, etc. pueden originarse en bloqueos de movilidad en la fascia que recubre al corazón, la que se comunica por varios ligamentos y con nervios cérvico-dorsales. Los problemas emocionales suelen afectar la movilidad de esta zona.

– Mareos y cervicalgias: producidos por tensiones en diafragma y disfunciones del estómago.

– Migrañas, lumbago, defensas bajas: pueden generarse cuando está alterado el funcionamiento del intestino.

– Varices, problemas circulatorios, retención de líquidos, etc: son síntomas que pueden deberse a una disfunción del diafragma, que afecta al funcionamiento normal del corazón, o tensiones y fijaciones viscerales a nivel pélvico-abdominal, que bloquearán el retorno circulatorio.

El osteópata actúa sobre la movilidad visceral directamente, mediante estiramientos y manipulaciones, devuelve el ritmo y la amplitud óptimos al movimiento visceral, localiza tensiones anormales en los órganos, posiciones anormales, etc., recuperando su estado originar y permitiendo al cuerpo recuperar el equilibrio.

Por lo tanto, la osteopatía visceral no solamente nos sirve para dar movilidad visceral y disminuir síntomas viscerales sino que también nos otorga más posibilidades de tratamiento ante un dolor, ya que hay veces que con las técnicas habituales no se soluciona el problema.

La integración de técnica con la osteopatía craneal y estructural es básica para dar un aporte realmente holístico.

Comments are closed.