Drenaje Linfático

.

El Drenaje Linfático manual es una técnica de masoterapia. Es el conjunto de maniobras que actúan sobre el sistema linfático, con el fin de dar salida al exceso de linfa que se encuentra retenida por cualquier causa patológica. Su finalidad es evacuarla al torrente sanguíneo. Consiste en realizar de forma manual los movimientos que el sistema linfático no puede realizar por sí solo. Se utiliza para combatir determinados problemas de salud y también en el campo de la estética.

drena 1El sistema linfático forma parte del sistema de fluidos corporales. Dos tercios de nuestro organismo está formado por agua y gran parte de las funciones vitales se desarrollan en este medio.

Tiene dos funciones importantes: la primera la lleva a cabo por medio de una extensa red de vasos por los que circula linfa, desde su formación, hasta su entrada en el torrente sanguíneo; la segunda regula el equilibrio de los tejidos, ayuda a la eliminación metabólica, interviene en la producción de células anticuerpos para la defensa del organismo que forman el sistema inmunológico.

El objetivo del Drenaje Linfático es mejorar las funciones esenciales del sistema linfático por medio de maniobras de presión lenta, suave, precisa y rítmica para llegar al sistema linfático y al sistema sanguíneo, activar la circulación linfática y favorecer la eliminación de sustancias de desecho. Se puede trabajar el todo cuerpo para mejorar el funcionamiento general del organismo, o en zonas específicas donde exista alguna patología.

Esta técnica actúa sobre la circulación venosa de retorno, aumenta la diuresis gracias a la gran movilización de líquidos, aumenta el flujo linfático superficial y la conexión con las vías profundas, produce una activación del sistema nervioso parasimpático, por lo que tiene un efecto analgésico, sedante y relajante, y favorece el automatismo de la musculatura lisa y el peristaltismo intestinal.

Aplicaciones:

Cuadros patológicos en los que se presentan edemas linfáticos:

drenaje2– edemas en piernas, tobillo y pies
– retención de líquido, varices, piernas cansadas
– obesidad
– cefaleas y migrañas
– neuralgia del trigémino
– rotura de fibras musculares
– hematomas
– contusiones
– dolores de espalda en general, problemas de hombro, rodilla, esguinces, etc;
– trastornos del tejido conectivo y muscular
– dolores de regla
– estreñimiento
– estrés
– insomnio
– ansiedad
– hipertensión
– edemas por quemaduras
– resfriado común y dolor de garganta

Aplicaciones estéticas:

– tratamiento de la celulitis: favorecida por el exceso de grasas, los malos hábitos en la alimentación, hacer poco ejercicio, la tensión emocional, una mala circulación, la retención de líquidos o problemas hormonales
– tratamiento de la piel: favorece la circulación de la sangre ayudando a que no se formen bolsas y arrugas
– tratamiento del acné: producido por productos cosméticos, consumo de algunos medicamentos, causas hormonales o por el tipo de alimentación
– post-cirugía de tipo estética (liposucción, abdominoplastia, lifting, aumento del pecho): acelera el tiempo de curación de los tejidos, reabsorbe los edemas, disminuye la inflamación y el dolor. Las cicatrices se hacen más blandas y pequeñas.
– tratamiento de queloides

Comments are closed.