.“La Terapia Regresiva es un tratamiento que, valiéndose de distintas herramientas como la relajación y la visualización, ayuda al paciente a rastrear en su inconsciente el origen de sus problemas y encontrar la manera de resolverlos»
Dr. Brian Weiss, psiquiatra, creador de esta terapia.

Es una técnica terapéutica en la cual se busca que el individuo contacte con experiencias que no fueron comprendidas del todo y que influyen en su vida actual de forma no positiva, causando mucho dolor, confusión, temor o resentimiento, y encuentre la forma de darles solución.

Se obtiene una visión clara y objetiva de las experiencias de la etapa intrauterina, nacimiento, traumas olvidados de tiempos pasados o de otras vidas que se encuentran alojados en el inconsciente.

En este proceso de regresión  se libera el hemisferio derecho del cerebro, es decir, el lado de los sentimientos y sensaciones, accediéndose más rápidamente a los recuerdos, que se reviven con gran intensidad emocional.

Así, una persona puede percibir los colores, los olores, sentir frío, calor, miedo, dolor, alegría… Pero al mismo tiempo, se contemplan de una manera consciente, pues el paciente vivencia la historia como si fuera una película, lo que le permite relacionar la situación traumática actual con el origen del problema en el pasado.”

De esta forma se puede llegar a comprender el punto de origen de los conflictos de la personalidad o las inconformidades que una persona puede tener en la vida cotidiana, que no comprende de dónde vienen, pero afectan su día a día.

Lo beneficioso de la regresión es que permite ver el problema desde otro punto de vista, siendo mucho más fácil encontrar las soluciones. Además, las situaciones revividas le dan al paciente una poderosa herramienta de autoconocimiento y creatividad, puesto que descubre talentos y recursos que no sabía que tenía. Cuando existen trastornos físicos y/o psicosomáticos, se abordan simultáneamente a los emocionales.

El contenido de lo que se recuerda en una regresión no es arbitrario. El inconsciente sólo da la información al consciente que este necesita en el momento preciso, por tanto nunca se puede acceder a algo que no se pueda manejar. La regresión, al constar de una dimensión espiritual ineludible, contribuye a que la persona le de a su vida un sentido de trascendencia: “me ocurrió esto porque tenía que aprender esto otro”.

No podemos cambiar los hechos que hemos vivido, sin embargo lo que sí podemos es modificar los sentimientos de esas experiencias internas y, mediante esta actuación, el impacto que ejerce sobre nuestras vidas.

Se puede tratar cualquier tipo de problema. Aunque está especialmente indicada en los siguientes:

    • Ansidad, depresión
    • Sentido de la vida, misión.
    • Dolores físicos inexplicables.
    •  Bloqueos emocionales.
    • Pérdidas afectivas, etc.
    • Relaciones personales conflictivas

La Terapia Regresiva no sólo deshace bloqueos y sana problemas, contribuye al autoconocimiento, aporta mayor sabiduría y madurez y pone en contacto con la creatividad, ayudando a acceder a nuestro potencial interno para diseñar la propia vida.

Testimonio

Funadadorai a ver a Mariángeles tras la vuelta de las vacaciones en la playa. Yo tenia fobia al agua desde niña,  y tenía que terminar con ella de alguna manera. Me  decidí a acu

dir a su consulta tras un incidente en la playa. Estaba en la orilla, me llegaba el agua por los tobillos, no era capaz de avanzar más y llegué hasta alli acompañada de mi marido, mi hijo y unas amigas… tuve la mala suerte de que viniera una ola un poquito más fuerte y me desestabilizara, caí de rodillas con la cara en el agua y allí me quedé, el pánico me invadió, no se cuanto tiempo estuve allí, para mi el tiempo se detuvo, no me podía mover, fue mi marido el que finalmente me levantó… Acudí a hacer una hipnosis regresiva con Mariángeles, así pude descubrir el origen de la fobia y curarla. Desde aquel día mi vida cambió. Actualmente tengo 60 años y acudo a clases de natación dos días a la semana y mis compañeras me repiten que soy muy atrevida en el agua. Mariángeles me ha ayudado muchísimo, y os animo a acudir a su consulta y resolver esos problemitas y no esperar sesenta años como hice yo.  Isabel