Fertilidad

.

La esterilidad vinculada a la edad es sin duda un fenómeno cada día más común, debido a que muchas parejas deciden postergar el tener hijos. En la actualidad la infertilidad afecta a una de cada cuatro parejas en edad de procreación. Además, una de cada dos parejas mayores de 35 años son infértiles. Es común que una pareja sin problemas evidentes de fertilidad, requiera de hasta tres años para concebir.

Terapias recomendadas: Acupuntura, Osteopatía Visceral, Cráneo-sacral y Relajación. 

ferti 1El 30% de las parejas que solicitan asistencia médica tienen “infertilidad de origen desconocido” para lo que no existe un tratamiento claro.

Los médicos advierten cada vez más al paciente sobre el impacto de la nutrición en la fertilidad. El café o el alcohol son infusiones anticonceptivas, el aspartamo afecta a la ovulación, y alimentos aparentemente inofensivos, como las judías o la soja, inhiben la concepción. No hay una fórmula mágica en la dieta para optimizar la fertilidad, sin embargo, se sabe que una dieta altamente nutritiva maximizará las posibilidades de procreación, tanto de forma natural como siguiendo un tratamiento de reproducción asistida.

La medicina tradicional ofrece un conjunto de técnicas de reproducción asistida como la fertilización in vitro y la transferencia de gametos. Las posibilidades de éxito de dichos procedimientos varían entre el 15% y el 20%.

Las parejas sometidas a estos tratamientos viven en una constante montaña rusa emocional. La infertilidad está asociada con el sufrimiento psicológico: la larga duración de los estudios, la cantidad de exámenes, el buscar el momento adecuado para las relaciones sexuales, los tratamientos hormonales, etc. Todos los métodos de reproducción asistida tienen un porcentaje de fracaso y el repetir los ciclos de tratamiento sin lograr un embarazo puede ser muy angustiante para la pareja. Las parejas hablan de sentimientos de furia, culpa, frustración, aislación, fracaso, angustia, reducción de la autoestima y de la calidad de vida. El impacto psicológico es mayor en las mujeres que en los hombres, éstas tienen mecanismos diferentes para sobrellevar el problema.

Existen tratamientos naturales que ayudan a mejorar la salud reproductiva e incrementan la fertilidad, combinando terapias que trabajan sobre los órganos reproductores, que reducen el estrés y equilibran las energías.

De esta forma, logramos que:

En las mujeres:
se regule la menstruación y la ovulación
se reduzca el dolor menstrual
aumente la cantidad de moco cervical
se incremente la calidad de los folículos
se fortalezca y regenere mejor el endometrio

En los hombres:
se aumente la cantidad de esperma
mejore la morfología y motilidad de los espermatozoides

En ambos:
se reduzca el estrés y la ansiedad
mejore la bioenergética
aumente la sensación de bienestar

Es muy importante cuidar la salud reproductiva para conseguir un embarazo, y que éste, cuando se produzca, se desarrolle con normalidad y salud para la madre y el feto.

Acupuntura

ferti 2Con un tratamiento semanal de acupuntura se puede preparar el cuerpo para la concepción:

A partir del primer mes ya se puede apreciar la regularización del ciclo menstrual.

A los tres meses, mejora la maduración de los folículos y del esperma.

Se va estimulando la eliminación de toxinas y el fortalecimiento de los órganos reproductores.

Se equilibran las hormonas, se aumenta la circulación sanguínea y se relaja el tejido muscular en los órganos reproductivos.
Se reduce el estrés.

Este tratamiento es especialmente recomendado si se ha diagnosticado algunas enfermedades del aparato reproductor, como la endometriosis o el ovario poliquístico.

De igual modo, es un gran apoyo para quienes se sometan a técnicas de reproducción asistida. Se ha demostrado que mujeres consideradas con pobre respuesta al tratamiento, con la acupuntura tuvieron un incremento significativo del número de folículos. En estos casos, se aconseja comenzar con el tratamiento dos meses antes de empezar con la medicación estimulante, y continuarlo durante la transferencia del embrión y el tiempo de la implantación.

Las mujeres que reciben acupuntura suelen tener índices de embarazo iguales que las mujeres con buen pronóstico, y tienen un índice de nacimientos vivos más alto que aquellas.

En los casos de infertilidad masculina, la acupuntura aumenta significativamente la cantidad y motilidad de los espermatozoides, y mejora su calidad y salud. Está comprobado que hombres con problemas de infertilidad no determinados, tratados con acupuntura, presentaban menos defectos cromosomáticos en los espermatozoides y aumentaba el número de espermatozoides con una morfología normal.

Se ha demostrado que el estrés es una de las causas de esterilidad cada vez más frecuentes, y esto combinado con la edad más avanzada en la que se buscan los embarazos, incrementa aún más las dificultades. Reducir el estrés causado por esta búsqueda aumenta las probabilidades de embarazo en un gran porcentaje.

Osteopatía visceral y cráneo-sacral

Muchas veces el problema de la infertilidad está provocado por la mala colocación de los órganos que intervienen en la reproducción, que están desplazados y es mucho más complicado que se produzca la fecundación.

ferti 3Una causa de infertilidad que afecta al 20% de las mujeres es una mala posición del útero, lo que también puede complicar el embarazo. Osteopatía ayuda a solucionar esta anormalidad con sencillas e indoloras manipulaciones que recolocan el útero. Además, libera la tensión en la zona de la pelvis mejorando así la circulación hacia los ovarios.

Las adherencias abdomino-pélvicas provocadas por procesos de inflamación, infecciones, traumatismos o cicatrices por cirugía, limitan la movilidad de las trompas ováricas, que deben de tener movimientos de contractibilidad para desplazarse y captar el óvulo. También pueden afectar a la movilidad del útero, que depende fundamentalmente de los movimientos del hueso sacro y del tono de las vísceras que lo rodean. El útero funcional está inclinado ligeramente hacia delante, en disfunción puede quedar fijado hacia atrás, en torsión o lateralizado. La pérdida de movilidad o la fijación tanto de las trompas ováricas como del útero, serán de máxima importancia para la funcionalidad correcta del sistema reproductor.

En general, la Osteopatía restablece la función de las estructuras que intervienen en la reproducción, tanto del hombre como de la mujer. Ayuda a recuperar la biomecánica de las estructuras viscerales que han quedado restringidas en su movimiento y por lo tanto no efectúan su función correctamente. Mediante manipulación osteopática se facilita que cada uno de los sistemas y órganos que intervienen funcionen correctamente.

En los tratamientos de fertilidad, esta terapia también ayuda a mejorar la función de las glándulas endocrinas situadas bajo el cerebro. Las disfunciones en la biomecánica craneal pueden repercutir en la correcta función del eje hipotálamo, hipófisis y órganos sexuales. La mala función de este eje altera la segregación hormonal, dando lugar a alteraciones en la ovulación y en la maduración del esperma.

Durante el embarazo, la Osteopatía está indicada para afrontar varios problemas que van surgiendo:

el dolor inguinal que produce la dilatación de la sínfisis púbica
la sobrecarga de la espalda con el peso excesivo que cambia el centro de gravedad de la madre
las lumbalgias y ciatalgias
el malestar y los vértigos de los primeros meses
la mala circulación
los calambres
la tensión muscular, etc.

Todo el cuerpo de la madre tiene que adaptarse al progresivo aumento de tamaño del feto, y éste debe hacerlo también en el espacio reducido del que dispone en el útero. Además es necesario que el sacro, el cóccix, los ilíacos y las vértebras lumbares de la madre tengan una perfecta movilidad, que los músculos y ligamentos de la pelvis estén flexibles y relajados. Si no pueden producirse dolores adicionales que añaden tensión en el parto. Una asimetría a este nivel puede perjudicar al cráneo del niño, ya que en la última etapa del embarazo, la cabeza del niño descansa sobre la pelvis materna. La Osteopatía ayuda a la madre a optimizar sus recursos fisiológicos para la preparación de un parto más “fluido”.

En la madre trabaja sobre:

la capacidad respiratoria.
el diafragma como eje importante de las cadenas musculares relacionadas con periné, la pelvis y el sacro y su capacidad elástica.
el sistema nervioso y los plexos lumbosacros.
el cráneo, su función neuroendocrina, su relación a nivel fascial y como origen en la formación y bombeo del líquido cefalorraquídeo, importante en diferentes procesos fisiológicos en el embarazo.
normaliza el sistema nervioso autónomo.
libera el estrés.
ayuda a vivir el cambio profundo que supone el proceso de gestación con una mejor integración emocional.

También ayuda al feto a través de la madre. Las conexiones entre los estímulos que recibe la madre, como los integra, y como esas emociones son recibidas por el feto son un factor muy importante e influyen en gran medida en éste. Sabemos como, por ejemplo, los miedos de la madre pueden ser “heredados” por el feto. La Osteopatía ayuda a equilibrar estos estados, y que el feto integre mejor los estímulos que recibe del exterior y de los propios padres.

Relajación

Muchas veces el deseo de concebir se transforma en obsesión, que se suma a las tensiones que acumulamos, que nos hacen vivir con nervios, prisas, estrés, pensamientos negativos, agobios,…

ferti 4Para superar estas situaciones, las técnicas de relajación pueden ayudar a llevar el día a día de forma más saludable.

La relajación, a nivel psicológico y emocional, nos ayuda a estar mejor con nosotros mismos. A nivel físico, aporta una gran cantidad de beneficios:

Disminuye la presión arterial y el ritmo cardiaco
Disminuye el ritmo respiratorio, lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células.
Disminuye las tensiones musculares.
Reduce la secreción de adrenalina.
Produce una vasodilatación que ayuda a una mayor oxigenación periférica.
Reduce los niveles de colesterol y grasas en sangre.
Aumenta la producción de leucocitos, reforzando el sistema inmunológico.
Disminuye la cantidad de lactato en sangre, uno de los causantes de la ansiedad.
Proporciona un estado de descanso general a niveles muy profundos.

Los tratamientos de fertilidad pueden hacer que aumente la ansiedad, por la incertidumbre y la ilusión puesta en que funcione. Esto puede verse incrementado si la mujer tiene medicación hormonal como parte del procedimiento. La relajación permite vivir todo esto con menor ansiedad, lo que aumenta las probabilidades de un embarazo.

Es muy frecuente que durante el tiempo en que se está buscando el embarazo, se pasen temporadas con alta carga de ansiedad, debido a los miedos que pueden asaltar a la persona y a que se enfrenta a una situación que supone un cambio en la vida. En esos momentos, cuanto más relajado se esté y la actitud ante la situación en particular sea más positiva, se podrá resolver con mayor facilidad.

Si vivimos el deseo de concebir con la suficiente relajación o con una activación moderada, tenemos más posibilidades de obtener los resultados que deseamos.

También durante el embarazo es muy importante saber manejar la ansiedad. Muchas mujeres están muy concienciadas de la importancia de la preparación al parto, donde se aprenden técnicas de respiración para el momento del parto, pero son pocas las mujeres que son conscientes de la importancia de dedicarse unos minutos para la relajación a lo largo de los distintos momentos del embarazo. Estos minutos al día le dan la posibilidad de estar más en contacto con su propia condición de embarazada, le transmite tranquilidad al niño y a sí misma, le hace ver las cosas de forma más positiva, quitarse las tensiones del día, sentirse mejor consigo misma, etc.

Testimonio

images-14La maternidad siempre ha sido un tema poco claro para mí, que había ido quedando apartado una y otra vez. El tipo de relación que tuve con mi madre y cierto rechazo al aspecto físico de la maternidad hacían que no tuviera claro si quería tener hijos o no. Llegó un momento en que el deseo de ser madre despertó por encima de todo esto. Sin embargo, después de dos años intentándolo tanto de forma natural como asistida me encontré en un punto muerto. Por un lado me di cuenta de que debía trabajar sobre los lastres que venían del pasado y por otro lado, tenía que superar el pánico que me producía pensar en un nuevo fracaso en el futuro. Nines me ayudó a trabajar sobre ambas cosas, superar mis miedos físicos, procesar la relación con mi madre y sobre todo, no tener miedo al futuro a través de la aceptación y dejarse llevar por la confianza en la vida. Creo que este cambio de actitud, este dejar fluir, ha sido importante para el éxito de mi siguiente intento. Incluso si no hubiera salido bien, me habría ayudado a sobrellevarlo mucho mejor y afrontar la vida de una forma mucho más positiva y constructiva. Muchas gracias!